La Ley  Del Espejo

¿En qué consiste la Ley del Espejo?

¿Por qué te molestan ciertas conductas de otras personas?

¿Cuáles son los 7 beneficios que puedo aplicar en mi vida?

Según Yoshinori Noguchi, LA LEY DEL ESPEJO plantea que el origen de nuestros  sentimientos negativos hacia una persona, está en nosotros,  en nuestro corazón y no en la otra persona. Por lo tanto, lo que vemos en los demás es en realidad un reflejo de lo que tenemos, pensamos y somos nosotros mismos.

Considera la vida como un espejo, que te permite  tomar conciencia de ti mismo y tener la posibilidad de introducir ciertos  cambios.

 La “Ley del Espejo” expresa que todo lo de fuera (las circunstancias de tu vida) es un reflejo de tu interior.

Si te propones hacer cambios en tu interior (tu forma de pensar, tus creencias y paradigmas), tu realidad cambia.

La CAUSA O EL ORIGEN de todo lo que

experimentas y sucede en tu vida está siempre en TU interior. Por lo tanto, no eres víctima de nada ni de nadie sino que tú creas tu realidad (te guste o no).

La Ley del Espejo nos guía a aprender a resolver los problemas de la vida escarbando dentro de uno mismo.

 Nos pone delante de un espejo para enfrentarnos con nuestro interior que es, el que determina todo lo que nos sucede en la vida.

La realidad de tu vida es el espejo que refleja tu interior.”

Con frecuencia queremos que los demás actúen de  determinada forma, y cuando no ocurre esto,  nos molestamos e incluso nos da rabia.

Jung  decía:

” Lo que niegas, te somete, y lo que aceptas, te transforma

1° Ley

Todo lo que te molesta, irrita, enoja del otro, o lo que quieres cambiar de la otra persona, en verdad es algo que te molesta, irrita, enoja o quieres cambiar en ti.

2° Ley

Todo lo que el otro te critica o quiere cambiar de ti, te pertenece también. Aunque más no sea como propio aprendizaje de autoafirmación de quién eres. Siempre lo que te trae el otro será para tu propio crecimiento.

3° Ley

Todo lo que el otro te critica, recrimina y quiere que cambies, es en parte su propia proyección en ti; son sus  propios deseos, miedos y fracasos.

4° Ley

Todo lo que te gusta del otro, todo lo que amas de él/ella, es lo que eres y disfrutas, en verdad, de ti mismo(a).

  

¿Qué te molesta de los demás?

 

Hay que cosas que siempre nos molestan. Que nuestros hijos no sean sinceros con nosotros, que no se nos valore en el trabajo, que nuestros amigos no estén cuando les necesitamos, que la tía es cansona,  tu profesor es indolente, tu padre te desvaloriza y quieres que sea machista, tu mamá te cuida y protege en exceso y tu pareja no recuerda las fechas para celebrar.

Cuando te ves enfrentado a estas situaciones  te llenas de rabia, resentimiento, impotencia. Acumulas enormes cantidades de pequeños rencores. Piensas que ellos son los responsables de tus malestares e incomodidades, en la que tú no tienes ninguna injerencia.  Tú crees que  no tienes nada que ver, que Tú no eres parte del problema. Y así te conviertes en la víctima. Noguchi, tiene una teoría al respecto: nos estamos enfadando siempre con nosotros mismos. Y ocurre de cuatro formas distintas:

  1. Similitud. Según Noguchi, nos molestan muchas actitudes o comportamientos de ciertas personas porque nosotros también las tenemos. La mente inconsciente, tan ególatra, no soporta la imagen que le devuelve ese espejo: una imagen fea y oscura, y como mecanismo de defensa, presenta rebeldía contra el espejo, y no contra sí misma. La  solución posible, dice el autor, es aceptar nuestras debilidades y querernos más.

  1. Oposición. Noguchi cree que a veces ocurre exactamente lo contrario. Nuestro ego está tan identificado con determinadas conductas(soy bueno, soy generosa, soy fiel, soy activo, soy honesta, soy responsable, soy trabajadora) que se enfada sin control cuando alguien tiene conductas opuestas. El resultado no es la preocupación cómo actúan las otras personas sino porque cuestiona la narrativa personal que nos contamos, nuestra identidad. Así que contratacamos con desagradado.

  2. Tu Actitud ante Terceros. Dice el autor japonés que en ocasiones cuando nos encontramos ante  alguien que nos molesta  su comportamiento, no necesariamente está reflejando nuestra actitud hacia él. A veces es el eco de nuestro comportamiento con una tercera persona. Nos molesta que alguien sea distante o complicado o duro porque nosotros estamos siéndolo con otra persona de nuestra vida y nos disgusta que alguien nos lo recuerde.

  3. Idealización. En esta situación, lo que devuelven esos espejos llamados personas es nuestra decepción porque el mundo, el gobierno, la escuela, ciertos familiares, amigos, amigas, colegas, y ciertas instituciones y personas cercanas o con las que tenemos un vínculo, no sean cómo nos gustaría que se comportaran o funcionaran. Nos molesta equivocarnos, por haber generado estados ideales, y expectativas que  no se han cumplido porque, las personas y el mundo no están para encajar en ese modelo ideal que he creado. Es el reflejo de nuestra incapacidad para aceptar que las cosas son como son.

,

¿Somos conscientes, de estos pensamientos, conceptos y formas de comportarnos?

Los 4 matices de la Ley del Espejo

Cuando se nos presentan  dudas acerca de la ley del espejo y no vemos con claridad cuál es el reflejo exterior, es porque hay varios matices de esta ley que hay que es importante tener presente.

En concreto son 4 matices, que corresponden a las siguientes situaciones:

  1. Los demás nos espejean algo nuestro que no queremos ver o aceptar.

  2. Lo que nos molesta de alguien nos espejea justo lo contrario de cómo somos.

  3. Cuando queremos controlar o manipular al otro teniendo expectativas egoístas.

  4. Cuando sin darnos cuenta estamos haciendo lo mismo a terceras personas.

BENEFICIOS QUE  NOS FORTALECEN DE LA LEY DEL ESPEJO.

  1. Mayor AutoConocimiento: Cuanto más conocimiento tienes de ti mismo/a más claro visualizas lo que quieres en tu vida, dirigiendo así tus esfuerzos hacia el alcance de tus objetivos y tus metas.

  2. Integración de tu sombra: Al reconocer tu lado oscuro, deja de ser un impedimento invisible constante.

  3. Más Empatía y Compasión. En el momento que te pones en el lugar del otro, aceptas la imperfección “humana” ajena, puesto que también la percibes en ti.

  4. Mayor equilibrio. Lo externo te afecta en menor medida, te encuentras más conectado/a con tu paz interior.

  5. Humildad. Aprendes a verte tal y como eres, sin máscaras, aceptando tus debilidades y desapegándote del ego.

  6. Liberación de la Actitud de víctima. Dejas de ceder tu poder personal a los otros para empezar a responsabilizarte de tu persona.

  7. Más Sabiduría y Libertad. Comprensión sobre las cosas y libertad de elección, puesto que estás menos condicionado/a por lo exterior. Y, por último, el saber perdonar es de sabios, porque odiar a alguien es como beber veneno y esperar a que muera el otro.

Es importante dedicar  tiempo a tal introspección, ¿estás de acuerdo?

 Te invito a que comprendas y apliques la Ley del Espejo que aumentará   y elevará  tu consciencia a otro nivel.

Y si además la empiezas a aplicar en tu día a día aumentará tu autoconocimiento, sabiduría y manejaras muchos problemas y dificultades y liberándote de ser la Víctima.

Te propongo realizar este ejercicio: hacer una lista con todas las cosas que te molestan de la persona cercana, sea un familiar, jefe, pareja etc.

Comparte tus comentarios que nos ayudan a crecer….!!!